El culpable

El culpable

 Una tendencia bien marcada en el hombre es buscar un culpable de todo lo que sucede especialmente cuando algo está relacionado con nosotros. Esta culpa que el hombre busca en los demás, es una imagen de su propio error y cuando el hombre señala a alguien como culpable es signo de que el verdadero culpable es él mismo. Jesús nos mostró esta gran verdad cuando dijo: Lucas 6:42 “¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.” El primer signo de culpabilidad lo hemos visto en el Edén, Eva dio de comer frutos prohibidos a su marido y ambos se excusaron señalando a otro como el culpable, veamos la escritura que dice: Génesis 3: 12 “Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.” “Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí.“ cuando la verdadera respuesta hubiera sido, Comimos porque somos desobedientes a tu palabra. Por otro lado el apóstol Pablo se refiere al tema diciendo: Romanos 2:1-3 “Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo. Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad. ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?” La actitud del hombre que señala otro como culpable es una actitud satánica, que va en contra de los principios de la fe en Cristo Jesús, todo aquel que señala a otro como culpable desobedece a Dios quien dijo: Juan 12:47 “Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.” Y también esto otro: Romanos 12:19 “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.” Hebreos 10:30 “Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo.” Un verdadero cristiano, no buscará culpables, sino que su actitud será como Jesús el Cristo de Dios, y preguntará ¿Quién está libre de pecados? Juan 8:7 “Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.” Y aceptará todos los cargos y no emitirá palabra en defensa propia, Jesús siendo santo y libre de pecado, se hizo pecado por defender nuestra vida, dice la palabra de Dios en Hebreos 4:15 “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.” Y Hebreos 9:28 “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.” Hebreos 7:26 ”Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;” La vida carnal, es la que nos inclina a buscar culpables, ese yo irresistible que manejamos dentro de nuestro corazón, es quien se rebela y acusa, señalando y mintiendo, pero Jesús nos da la esperanza de que esto nos sucederá para bien nuestro y dice: Mateo 5:11 “Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.” Lucas 6:22 “Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre.” Cuando alguien os acuse de algo que no hiciste, no se defiendan sino que den gracias y digan: Gracias por compararme con Cristo, aunque no soy digno pero si ante tus ojos yo soy culpable, también Cristo es culpable delante de ti. Y Dios con su altísima sabiduría, ya preparó el camino para esta gente diciendo: Mateo 7:12 “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.” Mateo 5:44 “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;” Lucas 6:27 “Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen;” y además nos dijo: Mateo 6:15 “más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.” Mateo 5:38-39 “Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra;” No se enojen cuando alguien les señale por algo que no han hecho o no han dicho, más bien, en silencio orad por ellos y no den lugar a la ira de Dios, Efesios 4:25-27 “Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.” Por Victor Manuel Castro Chinchilla tendencia bien marcada en el hombre es buscar un culpable de todo lo que sucede especialmente cuando algo está relacionado con nosotros. Esta culpa que el hombre busca en los demás, es una imagen de su propio error y cuando el hombre señala a alguien como culpable es signo de que el verdadero culpable es él mismo. Jesús nos mostró esta gran verdad cuando dijo: Lucas 6:42 “¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.” El primer signo de culpabilidad lo hemos visto en el Edén, Eva dio de comer frutos prohibidos a su marido y ambos se excusaron señalando a otro como el culpable, veamos la escritura que dice: Génesis 3: 12 “Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.” “Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí.“ cuando la verdadera respuesta hubiera sido, Comimos porque somos desobedientes a tu palabra. Por otro lado el apóstol Pablo se refiere al tema diciendo: Romanos 2:1-3 “Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo. Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad. ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?” La actitud del hombre que señala otro como culpable es una actitud satánica, que va en contra de los principios de la fe en Cristo Jesús, todo aquel que señala a otro como culpable desobedece a Dios quien dijo: Juan 12:47 “Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.” Y también esto otro: Romanos 12:19 “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.” Hebreos 10:30 “Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo.” Un verdadero cristiano, no buscará culpables, sino que su actitud será como Jesús el Cristo de Dios, y preguntará ¿Quién está libre de pecados? Juan 8:7 “Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.” Y aceptará todos los cargos y no emitirá palabra en defensa propia, Jesús siendo santo y libre de pecado, se hizo pecado por defender nuestra vida, dice la palabra de Dios en Hebreos 4:15 “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.” Y Hebreos 9:28 “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.” Hebreos 7:26 ”Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;” La vida carnal, es la que nos inclina a buscar culpables, ese yo irresistible que manejamos dentro de nuestro corazón, es quien se rebela y acusa, señalando y mintiendo, pero Jesús nos da la esperanza de que esto nos sucederá para bien nuestro y dice: Mateo 5:11 “Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.” Lucas 6:22 “Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre.” Cuando alguien os acuse de algo que no hiciste, no se defiendan sino que den gracias y digan: Gracias por compararme con Cristo, aunque no soy digno pero si ante tus ojos yo soy culpable, también Cristo es culpable delante de ti. Y Dios con su altísima sabiduría, ya preparó el camino para esta gente diciendo: Mateo 7:12 “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.” Mateo 5:44 “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;” Lucas 6:27 “Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen;” y además nos dijo: Mateo 6:15 “más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.” Mateo 5:38-39 “Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra;” No se enojen cuando alguien les señale por algo que no han hecho o no han dicho, más bien, en silencio orad por ellos y no den lugar a la ira de Dios, Efesios 4:25-27 “Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.”

Por Victor Manuel Castro Chinchilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: