El Padre es el mismo Espiritu

El Padre es el mismo Espíritu Santo

El gran debate universal es si existen o no las tres divinas personas. Los estudiosos de la materia bíblica han apartado esta teoría por el solo término “personas” ya que según el diccionario esta palabra persona del latín “persōna” significa: máscara de actor, personaje teatral, este del etrusco phersu, y este del griego πρσωπον). Otros significados son:1. Individuo de la especie humana. 2. Hombre o mujer cuyo nombre se ignora o se omite. 3. Hombre o mujer distinguidos en la vida pública. Según los estudiosos, la palabra tres divinas personas es una descripción humanizada de lo que realmente es Dios, ya que se ha tomado como única base el versículo 19 del Libro de Mateo 28 que dice: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” aparte de este verso no hay ningún otro que apoye que Dios está compuesto de tres personas y que esas son el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Si tomamos nota, este verso habla de un nombre y no de tres nombres, dice “en el nombre” y no dice “en los nombres”. Sin embargo la otra teoría que no acepta la divina trinidad se basa en toda la Biblia que habla de la existencia de Dios el Padre que es el mismo Espíritu Santo y del Hijo o sea un Dios incorpóreo o espíritu y un Hijo corpóreo en carne. Otro elemento que apoya la contra tesis es esto: 1 Juan 4:2 “En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;” 1 Juan 4:3 “y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.” 2 Juan 1:7 “Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo.”  

Nosotros confesamos que Jesucristo es un ser corpóreo, carnal, porque las mismas escrituras lo dicen, y es el mismo Jesús aclarando que él no es un Espíritu sino un hombre de carne y hueso, veamos sus palabras en Lucas 24:39 “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.”  Y para más apoyo, Jesús fue ascendido en todo su cuerpo a una nube y desapareció de la vista de los que le miraban subir al cielo, un Espíritu no se puede ver porque es incorpóreo. Hechos 1: 9-11 “Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas,  los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” ¿Cómo lo vieron? Y ¿Por qué lo vieron? Porque era de carne y huesos, y se podía ver y tocar.

Dios es el Espíritu Santo y Jesús es su Hijo, el Padre es Espíritu y el Hijo es carne, este Espíritu Santo es el Padre que engendró a Jesús en el vientre de María, Mateo 1: 18-21 “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José,(B) antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.  José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente.

 

Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.  Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” Repitamos esto: “había concebido del Espíritu Santo”, ¿Quién es el Padre? El Espíritu Santo, ¿Quién es el Hijo? Jesús. Y para confirmar lo del Padre tenemos este verso que dice: Juan 4:24 “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” Repitiendo Dios ES Espíritu, el Hijo es carne y el Hijo tiene el mismo Espíritu del Padre, Juan 10:30 “Yo y el Padre uno somos.” Gálatas 4:6 “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre! “

Lo que tenemos dentro de nosotros, los hijos de Dios, es el Espíritu de Cristo que es el mismo Espíritu Santo quien es Dios mismo, 1 Corintios 3:16 “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” 1 Corintios 6:19 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”

El Padre, no es el Hijo, el Padre es el Espíritu Santo que vino y engendró en María al Hijo cuyo nombre es Jesús, la voz del ángel  a María, fue: “porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.”  Por lo tanto el Padre de Jesús es el Espíritu Santo.

Nosotros somos portadores del Espíritu Santo, es decir de Dios quien es el Espíritu Santo, en otras palabras el Padre está en nosotros, Jesús mismo nos enseñó a orar y dijo: Mateo 6:9 “Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.” Y nos explicó la manera de orar diciendo: Mateo 6: 6 “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”  Repitiendo: “ora a tu Padre que está en secreto;” ¿Qué significa orar en secreto? Acaso se nos olvida que el Espíritu Santo (El Padre) mora en nosotros? Y asi como Jesús le dijo al Padre que ellos dos eran uno solo, asi nosotros también somos  uno solo con ellos,  Juan 17:21-23  “para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.  La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.  Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.”  Estamos hablando en términos espirituales, no carnales, veamos esto: Romanos 8:9 “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.”

Dios el Padre es el mismo Espíritu Santo, Jesús en su cuerpo carnal, oraba en secreto al Padre que es el Espíritu Santo, como en Marcos 14:36 ”Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú.”

Nuestra intención es demostrar al pueblo cristiano que no es válida la teoría de las tres divinas personas porque no se trata de tres personas como hombre o mujer, sino que se trata de  una dualidad, el Espíritu Santo y Jesús como Hijo del Hombre. Jesús y el Espíritu Santo que es su Padre constituyen no dos divinas personas sino un cuerpo llamado deidad, Colosenses 2:8-10 “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.  Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,  y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.” Y eso de estar completos en él es porque se dice que el Espíritu Santo mora en nosotros o sea de la misma manera que mora en Jesús el Hijo y así como ellos son uno, nosotros en ellos somos uno también: “La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno”

No crean en esas teorías engañosas, Cristo es el Hijo del Hombre, es el verbo de Dios hecho carne como está escrito en Juan 1:14 “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” No es que haya dos divinas personas, es una sola persona Cristo el Hijo de Dios con el Espíritu del Padre que es el mismo Espíritu Santo. Esta dualidad no es la única, nosotros también como seres humanos tenemos el Espíritu Santo dentro de nosotros al igual que Jesucristo, por eso es que somos hijos Gálatas 4:6 “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre! “Juan 1:13 “los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

No crean a fabulas engañosas de doctrinas humanas, crean a Cristo el Hijo de Dios y no piensen que Dios es una persona porque no tiene carne ni huesos Dios es un Espíritu y como tal no se le puede ver ni tocar, Juan 1:18 “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.” Y esto de que le ha dado a conocer es porque a Jesús se le ha visto, se le ha oído y se le ha tocado y tiene al Espíritu del Padre, 1 Juan 1:2 “(porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.” Es una dualidad y no una trinidad, no podemos separar al Padre y al Espíritu Santo, pues ambos son lo mismo,  igualmente no podemos separar al Espíritu del Hijo porque el Espíritu y el Padre es lo mismo, el apóstol Pablo en sus cartas siempre habló de dos  y nunca de tres, veamos como encabeza sus cartas Efesios 1-2 “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.” Gálatas 1: 1 “Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos), “  Romanos 1: 7 a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.”  1 corintios 1: 3 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.” 2 Corintios 1: 2 “Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.”  Y asi en todas siempre dedica sus cartas al Dios Padre y al Señor Jesucristo, porque se sabe según lo dijo Pedro que Dios hizo a Jesús como Señor y Cristo, Hechos 2:36 “Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.”

Juan 17:3 “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” Por lo que son dos y no tres, al igual que nosotros somos dos en Cristo y no tres, Pablo hace referencia a esos dos diciendo: 2 Corintios 4:16 “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.” Y ¿Cuál es ese hombre interior? No es otro que Cristo que habita en nosotros, 1 Juan 5:1“Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él.”

Por Victor Manuel Castro Chinchilla

 

 

 

 

  

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: