La iniquidad

La iniquidad
Mateo 7: 22-23 “Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; APARTAOS DE MI, LOS QUE PRACTICAIS LA INIQUIDAD.”
Consultando el diccionario, la palabra iniquidad significa “Maldad, injusticia grande.”
Muchos estarán muy sorprendidos que Jesucristo les haya dicho hacedores de maldad a aquellos que aseguraron profetizar en su nombre, echar fuera demonios y haber hecho muchos milagros en su nombre. ¿Por qué todo esto?
Leyendo el contexto de este párrafo, vemos que Jesús está hablando de falsos profetas y dice: ” Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis. No todo el que me dice: “Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.”
Esta advertencia la hace Jesús sabiendo de antemano que vendrán a lo largo de los tiempos y en todo lugar personajes con características de santidad y que dedican su tiempo a las cosas de su religión, convenciendo a la gente, ya lo ha dicho antes en Mateo 24: 11 “Y se levantarán muchos falsos profetas, y a muchos engañarán. “ Marcos 13:22 “Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán señales y prodigios a fin de extraviar, de ser posible, a los escogidos.” Y agrega el apóstol: 2 Tesalonicenses 2: 1-12 “ Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con El, os rogamos, hermanos, que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado. Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios. ¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto? Y vosotros sabéis lo que lo detiene por ahora, para ser revelado a su debido tiempo. Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, sólo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio. Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad.”
Santiago 3: 13-18 “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que muestre por su buena conducta sus obras en mansedumbre de sabiduría. Pero si tenéis celos amargos y ambición personal en vuestro corazón, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad. Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica. Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala. Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía. Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz.”
El pueblo tiene gran necesidad de acercarse a Dios, eso es natural porque Dios así lo quiere, la gente busca a Dios por todas partes y no lo ve, de allí es que nacen los malos espíritus tratando de engañar a los sedientos, de allí surgen los templos donde se les enseña que es casa de Dios, se visten como embajadores de Dios y abren sus brazos en señales de amor a medio mundo, los engañadores o inicuos no ven a quien engañan, porque y tratan de engañar a todos, sean ignorantes o sabios en la palabra de Dios. Pero si leyeran la Biblia se enterarían de la existencia de un espíritu de iniquidad o de maldad perversa y que está escrito que así sucederá. Proverbios 29:27 “Abominación para los justos es el inicuo, y abominación para el impío el recto en su camino.” Proverbios 6:12 “La persona indigna, el hombre inicuo, es el que anda con boca perversa,” Proverbios 17:14 “El malo está atento al labio inicuo; Y el mentiroso escucha á la lengua detractora.” Y noten de donde proviene esta maldad, 2 Tesalonicenses 2:9 “Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos,”
Estén muy atentos, no se dejen engañar por el malo, vendrán falsos cristos y falsos profetas engañando a todos. Ustedes deben mantenerse en alerta, 1 Juan 4:1 “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo.” El malo ha venido engañando desde hace muchísimo tiempo a los creyentes, veamos en 1 Reyes 13:18 “Y el otro le respondió: Yo también soy profeta como tú, y un ángel me habló por palabra del SEÑOR, diciendo: “Tráelo contigo a tu casa, para que coma pan y beba agua. Pero le estaba mintiendo.”
Pero a Dios no pueden engañar, Jeremías 14:14 “Entonces el SEÑOR me dijo: Mentira profetizan los profetas en mi nombre. Yo no los he enviado, ni les he dado órdenes, ni les he hablado; visión falsa, adivinación, vanidad y engaño de sus corazones ellos os profetizan.” Jeremías 23:16 Así dice el SEÑOR de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan. Ellos os conducen hacia lo vano; os cuentan la visión de su propia fantasía, no de la boca del Señor “Jeremías 29:8 “Porque así dice el SEÑOR de los ejércitos, el Dios de Israel: “No os engañen vuestros profetas que están en medio de vosotros, ni vuestros adivinos, ni escuchéis los sueños que sueñan.”
Y Pablo nos advierte en 2 Tesalonicenses 2:2 “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con El, os rogamos, hermanos, que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado.”
Hoy en día han aparecido millares de profetas, predicadores y maestros que conocen perfectamente la Biblia y hacen demostraciones de una elocuencia admirable que convence, pero no os dejéis engañar porque no es el hombre el poderoso sino dejad que sea Dios quien haga la transformación de sus espíritus, el engañador anda suelto y se apodera de los predicadores engañándolos para que engañen, Mateo 12:36 “Y yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio.” Mateo 12:37 “Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.” Pablo se refería a ello diciendo: Romanos 14:12 “De modo que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo.” Y otro apóstol dice Santiago 3:6 “Y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, es encendida por el infierno e inflama el curso de nuestra vida.” 1 Corintios 1:17 “Pues Cristo no me envió a bautizar, sino a predicar el evangelio, no con palabras elocuentes, para que no se haga vana la cruz de Cristo.”
Las iglesias están llenas de la gente que necesita saber de Dios y creen en todo lo que su pastor les dice sin darse cuenta si es verdad o mentira, muchos aseguran hablar con Dios y en ese modo manejan el engaño haciéndose profetas que hablan con Dios. Por eso es necesario no solo escuchar a los mensajeros de Dios sino examinarlos si tienen el espíritu de Cristo o no. Es necesario que la iglesia crezca espiritualmente y solo así podremos discernir entre el bien y el mal, la palabra de Dios se encargará de brindar ese crecimiento, el apóstol nos habla así: Efesios 4:13 “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;”
La iniquidad es un espíritu malvado y muchos dentro de la iglesia tendrían ese espíritu y no darse cuenta y ellos estarían trabajando como dedicados a servir a Dios pero dentro de ellos el espíritu de maldad estaría trabajando para no solo engañarlos a ellos sino a los que les siguen, eso es el sentido de las palabras de Jesús cuando dice: Mateo 7: 22-23 “Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; APARTAOS DE MI, LOS QUE PRACTICAIS LA INIQUIDAD.”
El espíritu de maldad o de iniquidad no es perceptible fácilmente y los que lo sufren no se dan cuenta de ello porque sus acciones están encaminadas a hacer buenas obras como profetizar, echar fuera demonios y hacer diferentes milagros, y podrán engañar a la gente pero no a Dios, por eso sus palabras que dicen: engañarán aun a los escogidos, indicando la alta astucia con que actúan aun sin saberlo. Recuerden que no es la carne la que habla sino el espíritu, bien lo dice Jesús en Mateo 10:20 “Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.” Y qué hay de los hijos del diablo? Juan 8:44 “Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. El, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira .”
No es difícil detectar a los mentirosos ni a los farsantes ni a los engañadores, generalmente ellos buscan vivir bien y visten bien y andan en carros lujosos y tienen casas bonitas y sus hijos en escuelas de ricos, es fácil conforme a la palabra de Dios que dice: Mateo 7:20 “Así que, por sus frutos los conoceréis.” Generalmente los engañadores piden dinero a la gente diciéndoles que es a Dios a quien están ofrendando y si lo revisan es dinero que va a sus arcas. Porque Dios no necesita ninguna cosa de los hombres, al contrario, Dios es el dueño del universo entero delo visible y de lo invisible. Ellos hábilmente traen palabras de Dios y la aplican a s u conveniencia.
No quiero con este mensaje llevarle a la apostasía o sea a la perdida de la fe en Cristo Jesús sino mas bien apartarlos de los inicuos y que pongan sus ojos en Jesús el Cristo quien es su Salvador y Señor, Jesús dijo: Mateo 28:19 “Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,” y eso significa imitar a Cristo en todo, y si ustedes han leído Jesús no dijo una palabra fuera del Padre, de modo que escuchando a Cristo escuchamos al Padre. Todo lo demás es pura mentira, Salmos 116:11 “Dije alarmado: Todo hombre es mentiroso.” Romanos 3:4 ¡De ningún modo! Antes bien, sea hallado Dios veraz, aunque todo hombre sea hallado mentiroso; como está escrito: PARA QUE SEAS JUSTIFICADO EN TUS PALABRAS, Y VENZAS CUANDO SEAS JUZGADO.”

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: