Quien es Dios

Quien es Dios

Hay tres conceptos generalizados y a veces hasta mezclados, acerca de quién es Dios, aun dentro de la cristiandad, no hay un pensamiento uniforme y claro acerca de quién es Dios. Para unos Dios es un Espíritu invisible, el Padre eterno que está en los cielos, para otros, Dios es Jesucristo y para otro más, Dios es un concepto trinitario de tres dioses, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. ¿Quién será realmente Dios?

Analicemos detalladamente cada uno de los tres conceptos.

Comencemos por lo que no tiene bases bíblicas, sino acuerdos humanos. Comencemos por la tesis que considera que Jesucristo es Dios. Dicen y aseguran que Jesús es Dios por las siguientes palabras: Juan 1:18 “Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, El le ha dado a conocer.” Filipenses 2:6 “el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse,” Juan 10:30 “Yo y el Padre somos uno.” Isaías 9:6 “Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” Y hay más criterios pero sin peso alguno, estos son los más apreciados en la defensa de dicha tesis.

Si hay notado, en Juan 1:18 dice que el unigénito Hijo ha dado a conocer al Padre, por lo que no es suficiente porque dar a conocer no significa ser, y siempre nos habla del Hijo y del Padre, no dice un solo Dios. Por otro lado habla de ser en forma de Dios o ser igual a Dios, lo cual no significa ser Dios, sino parecerse a Dios. Y por ultimo Isaías nos habla de un niño que se llamará “Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz”, este verso es el que más peso tiene pero lamentablemente solo dice que un niño nos ha nacido y al momento de escribir ese verso Isaías Jesús aun no había nacido, Isaías existió muchos siglos antes de Jesús, por lo que es una profecía que debe ser interpretada. El libro de Isaías fue escrito en el año 739 antes de Cristo, por lo que el niño que ha nacido es más una profecía que un dato histórico.

Vamos a la otra opción, que Dios es trinitario, que se trata de tres personas nombradas Padre, Hijo y Espíritu Santo y que los tres son uno. Esta triunidad no es contemplada en las escrituras porque la Biblia mas nos muestra una individualidad entre los tres que una unidad para ser tres en uno. Jesús oraba al Padre, eso no es unidad, Jesús envió el Espíritu del Padre, eso tampoco es unidad, la unidad la muestra Jesús con el Padre en tener el mismo espíritu, Juan 10:30 “Yo y el Padre somos uno.” Que siendo dos tienen el mismo espíritu, eso lo podemos confirmar en estos otros versos: Romanos 8:9 “Sin embargo, vosotros no estáis en la carne sino en el Espíritu, si en verdad el Espíritu de Dios habita en vosotros. Pero si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de El.” Haciendo mención de dos nombres  pero sabemos que es el mismo espíritu por lo siguiente: Juan 14:23 “Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.” Mas agrega el apóstol: Romanos 8:1 “Por consiguiente, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espíritu.” 1 Corintios 3:16 “¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?” asi queda demostrado que no hay tres dioses sino un Dios el Padre y un Hijo Jesús unidos por el mismo Espíritu Santo, este mismo Espíritu Santo nos une también según 1 Corintios 6:17 “Pero el que se une al Señor, es un espíritu con El “  la tesis de la trinidad no tiene bases bíblicas quienes lo defienden aseguran que son tres en uno, lo cual nos remite al espíritu  en donde hay unidad pero desaparece la idea de ser tres sino una unidad, misma que dice en Juan 17:21 “para que todos sean uno. Como tú, oh Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.”

Y la última opción, que hemos dejado por ultimo a propósito y que es la verdadera es que Dios es el Padre de Jesús quien es el Hijo y que ambos tienen el mismo Espíritu Santo. Esta es la tesis que Dios es el Padre y que es invisible porque su palabra dice: Juan 4:24 “Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.”  Este Dios Padre está unido a Jesús el Hijo pero este último mantiene su independencia corporal porque el Padre es un Espíritu y el Hijo es un hombre. Mezclados Jesús y el espíritu se le conoce como Jesucristo. O sea Jesús el Cristo, el ungido, el Mesías. La independencia de Jesús con el Padre es muy relevante en el estudio de la Biblia; y debemos entenderla porque su conocimiento nos lleva a la verdad,  Dios resucitó a Jesús al morir en la cruz,  Hechos 2:32 “A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.”   Y no dice que Jesús se resucitó el solo, sino el Padre lo resucitó por lo que son dos y no uno. Y con ese mismo cuerpo de resurrección Jesús ha subido al cielo, Hechos 1:11 “que les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo.”  ¿Quién resucitó a Jesús? Fue Dios el Padre, y donde está Jesús en este momento?  Efesios 2: 4-7 “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su mucha caridad con que nos amó,  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con el Cristo; por cuya gracia sois salvos;  y juntamente nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en lugares celestiales en Cristo Jesús,  para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.” Efesios 1 19-23 “y cuál es la extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de la fuerza de su poder, el cual obró en Cristo cuando le resucitó de entre los muertos y le sentó a su diestra en los lugares celestiales, muy por encima de todo principado, autoridad, poder, dominio y de todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo sino también en el venidero. Y todo sometió bajo sus pies, y a El lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que lo llena todo en todo.”

La tesis de que Jesús es Dios no tiene bases bíblicas, más bien Jesús se autonombra a lo largo del Nuevo Testamento como el Hijo del Hombre y no como el Hijo de Dios, aun cuando ambos conceptos son similares, ser el Hijo del Hombre es ser el Hijo de Dios, fíjense en este detalle, Mateo 16: 13-17 “Cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Y ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; y otros, Elías; pero otros, Jeremías o uno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Y Jesús, respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” En otras palabras, aceptar a Jesús  como el Cristo o sea el Hijo de Dios, es asunto de revelación divina y no de interpretación humana, quienes niegan a Jesús como el Hijo también niegan al Padre y eso se llama condenación: 1 Juan 2: 20-25 “Pero vosotros tenéis unción del Santo, y todos vosotros lo sabéis. No os he escrito porque ignoréis la verdad, sino porque la conocéis y porque ninguna mentira procede de la verdad. ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo tampoco tiene al Padre; el que confiesa al Hijo tiene también al Padre. En cuanto a vosotros, que permanezca en vosotros lo que oísteis desde el principio. Si lo que oísteis desde el principio permanece en vosotros, vosotros también permaneceréis en el Hijo y en el Padre. Y esta es la promesa que El mismo nos hizo: la vida eterna.”

El no leer y estudiar la Biblia lleva a la persona a la condenación porque cree en supuestos humanos pero no en las palabras de Dios. No podemos tratar de vivir fuera de la palabra de Dios, Jesús lo asegura diciendo: Juan 6:63 “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.”

Dios es el Padre que está en los cielos, Jesucristo es el Hijo de Dios que murió y resucitó y está sentado a la diestra del trono de su Majestad y el Espíritu Santo es el mismo Espíritu de Dios, el Espíritu de Jesucristo y el Espíritu Santo que mora en nosotros. La diferencia entre el Espíritu del Padre y el del Hijo es que el primero es un Espíritu absolutamente y esencialmente espíritu, mientras que el espíritu de Jesucristo está inmerso en la carne humana de Jesús, eso es lo que les hace diferentes, pero es el mismo, algunos autores hablan de un espíritu procesado porque estuvo en la carne de Jesús.

Jesús oraba al Padre desde la tierra al cielo. Cuando murió y resucitó, Jesús subió al cielo a la diestra del Padre y desde allá ha de venir a juzgar vivos y muertos. El Espíritu Santo vino a los hombres después de la muerte y resurrección de Jesús. Hoy en dia lo que tenemos es el Espíritu de Jesucristo en nosotros, por eso somos templo del Espíritu Santo, pero Jesús personalmente se encuentra sentado en el Trono de su Majestad.

No hay manera de trastocar estas cosas, el Padre es eterno y es Espíritu invisible, Jesús es eterno también pero fue hecho carne y el Espíritu no había venido a los hombres sino hasta que Jesús subió al cielo y lo envió como fue su promesa.

Dios se llama Padre, Jesús se llama el Hijo y el Espíritu es el Espíritu Santo tanto del Padre como del Hijo. Una doctrina religiosa dice que María la madre del Hijo de Dios es la madre de Dios, o sea que es la madre del Padre. Dios es un Espíritu eterno que no tiene ni principio ni fin, no hay manera ni siquiera de verlo porque nadie, absolutamente nadie lo ha visto ni lo verá.

Los cristianos, obedientes a la Palabra de Dios, deben ser obedientes al Dios Padre porque de él emanan todos los mandamientos. Jesús mismo asi lo dicta en Mateo 7:21 “No todo el que me dice: “Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.”

Espero no abandonar este tema porque la suma de los creyentes que están a favor del Dios Hijo son muchos y es necesario que todos lleguemos a la unidad de la fé  y de un solo principio. Efesios 4:13 “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;”

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: