El espiritu de vida

El espíritu da vida

2 Corintios 3:6 “el cual también nos hizo suficientes como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.”

Pablo nos presenta su mejor carta y dice que Dios nos hizo ministros de un nuevo pacto, no como el Antiguo Pacto de Moisés sino un nuevo Pacto en Jesucristo, diferente, vivo y real, el antiguo pacto estaba escrito con letras en la piedra, pero el nuevo pacto está escrito en el corazón de los hombres, por  eso y refiriéndose al antiguo pacto dice que la letra mata, porque el antiguo pacto era de muerte, pero el presente es vivo en Cristo Jesús. Jesús se refirió a este tema diciendo: Juan 6:63 “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. “ Porque las palabras de Dios en la boca de Jesús son vida, mientras que las letras del antiguo pacto escritas en piedra son letras muertas. ¿Qué diferencia hay entre un mandamiento escrito y un mandamiento hablado? Hay mucha, Jesús lo ha definido antes cuando dijo: “las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. “

Me he puesto a analizar este detalle y he llegado a la conclusión que la vida de la cual habla Jesús y que está en sus palabras son palabras vivas, ya lo ha dicho uno de sus discípulos, vamos a Juan 6:68 “Simón Pedro le respondió: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.” Y noten que no solo dice que tienen vida sino que la tienen eterna, misma expresión que Jesús dijo en Juan 10:10 … yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Esto me ha llevado al comienzo de las cosas cuando Dios creó al hombre y sopló en su nariz aliento de vida, Génesis 2:7 “Entonces el SEÑOR Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.” Tiene que ser palabras habladas y no escritas las que llevan la vida, el mismo Jesús lo dijo delante del diablo cuando fue movido a la tentación, Mateo 4:4 “No con solo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra que sale de la boca de Dios.” Ese alimento que está en las palabras de Dios es lo que nos da vida, estamos hablando de la vida espiritual, pero no olvidemos que es el espíritu el que da la vida no la carne.

No hay la menor duda que la vida espiritual está en las palabras de Dios, Jesús lo explicó en una parábola diciendo: Mateo 13: 23 “Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la Palabra, y el que lleva el fruto; y produce uno a ciento, y otro a sesenta, y otro a treinta por uno.” Dice: oye y entiende o sea que para oir hay que hablar y en este caso es predicar, pero siempre estamos hablando de la palabra viva y no de letras. Inclusive hablando de cómo de alimenta la fe, dice: Romanos 10:17 “Luego la fe es por el oir; y el oir por la palabra de Dios.” Está plenamente claro el establecimiento que se nos hace, es por el oir de la palabra de Dios que percibimos el espíritu que da vida:

Como siempre es bueno ver las palabras de Dios aplicadas en la naturaleza, como lo hace Jesús en su hablar, como por ejemplo, él habla de la vida y sus pámpanos, habla también del grano de trigo, etc, asi que vamos a usar un ejemplo de la naturaleza para entender como es que las palabras de vida caen en buena tierra y dan fruto, quiero repetir la parábola anterior: Mateo 13: 23 “Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la Palabra, y el que lleva el fruto; y produce uno a ciento, y otro a sesenta, y otro a treinta por uno.” Entendiendo que la semilla que se siembra es la palabra de Dios, Lucas 8:11 “La parábola es ésta: la semilla es la palabra de Dios.” Pues bien, vayamos al campo y observemos como las plantas se reproducen, las plantas al crecer y en su tiempo florecen, cada flor contiene un polvo llamado polen que por el viento es depositado en otra flor que resulta embarazada y produce el fruto, pues las palabras se las lleva el viento y en esa forma el polen de una flor germina otra flor, pues, cuando un predicador está hablando las palabras de Dios, de su boca salen corrientes vivas que son las semillas de la palabra. A eso se le conoce como simiente de Dios, y es usado en varios versos. Al hablar de nuestra boca sale la vida, eso lo dice Jesús en Juan 7:38 “El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: “De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva.“ y Pablo lo dice en 1 Corintios 3:6 “Yo planté, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. “  o sea que el plantas que es lo mismo que sembrar es una primera parte, le sigue el regar y por último el crecer.

Pues volviendo al tema, son las palabras que se hablan con la boca las que llevan la vida y en este caso las palabras de Dios, no es la letra muerta en si, tiene que llevar esa dosis de vida. En términos generales, la palabra de Dios nos habla de comer a Cristo o sea de ingerir las palabras de Dios, no es tan fácil entender estas cosas pero si escudriñamos las escrituras nos daremos cuenta de ello como una realidad. Cristo es la palabra de Dios en nosotros, ya lo dijo en Juan 1:14 “Y el verbo se hizo carne” o sea la palabra se hizo carne, entendiendo que es la palabra de Dios la que se hizo carne y habitó entre nosotros. Y cuando hablamos de carne, debemos ir a la siguiente palabra Juan 6:54 “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.” ¿Qué es su carne? Ya vimos que el verbo se hizo carne o sea que son las palabras de Dios las que comemos, ¿Por qué Dios usa la palara comer para dar a entender esto? Como dije, Jesús habla siempre en parábolas, y ello tiene un sentido que lo explica en Mateo 13:10 “Y acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas en parábolas?” (v. 13) “Por eso les habló por parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.” Se da cuenta usted porque en las religiones encuentran interpretaciones a la palabra de Dios que es dada en parábolas y ellos le dan su propio significado? De modo que cuando Jesús dice, “Coman” y les da un pan, les está diciendo que coman de su palabra, ya lo vimos cuando le respondió al diablo diciendo: “No solo de pan vivirá el hombre sino de toda palara que sale de la boca de Dios” por lo que el comer no significa masticar y tragar sino asimilar, Jesús  nos aclara diciendo:  Mateo 15:17 “¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al estómago y luego se elimina?” Marcos 7:19 “porque no entra en su corazón, sino en el estómago, y se elimina? “ entonces, comer a Cristo no es comer pan porque el pan va al estomago y a la letrina mientras que sus palabras llegan al corazón. Las palabras de Dios nos llegan por el oir al corazón. Y a eso se le conoce como fe. Romanos 10:17 “Luego la fe es por el oir; y el oir por la palabra de Dios.” Y es es el método de Dios, el que cree está salvo, el que no cree ya ha sido condenado.

Son las palabras habladas de Dios las que constituyen el pan de vida, ya Jesús lo dijo en Juan 6:51 “Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo también daré por la vida del mundo es mi carne.” Estamos hablando de algo vivo, algo que tiene vida y que se transmite, el pan que comemos no tiene vida, el pan es Jesús y vivo porque sus palabras son vida: estamos hablando del Verbo que se hizo carne y el verbo es lo mismo que la palabra.

Es muy importante asistir a la congregación o sea a la iglesia local porque allí es donde usualmente podemos escuchar la palabra de Dios mas que en ningún otro lugar, es al Pastor o al Maestro a quien le corresponde hablar la palabra y eso significa pastorear o sea dar pasto o alimento a las o vejas. Jesús le dijo a Pedro: Juan 21:16 “Y volvió a decirle por segunda vez: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Pedro le dijo: Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: Pastorea mis ovejas.” Indicándole que les de alimento o sea pasto, en otras palabras la vida está en el espíritu y el espíritu comienza a nacer por medio de la palabra de Dios cuando sembramos la semilla en buena tierra y damos frutos.

Como este tema no lo entiende el hombre común o natural, Pablo se refiere a ello como una locura, basado en la palara que dice: 1 Corintios 2:14 “Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente.” Pues esa locura la usa para decir: 1 Corintios 1:21 “Porque ya que en la sabiduría de Dios el mundo no conoció a Dios por medio de su propia sabiduría, agradó a Dios, mediante la necedad de la predicación, salvar a los que creen.” En otras palabras, si tuviéramos que usar el convencimiento para lograr la salvación de las almas, no podríamos hacer nada por la necedad de los hombres que han endurecido su corazón, pero Dios utiliza un método diferente, no usa o trata de convencer a nadie, sino que por el solo hecho de escuchar la palabra de Dios, nace el espíritu en el hombre. Todo depende de creer o no en esas palabras. Juan 3:18    “El que cree en El no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”

Dios sopló aliento de vida en Adán y Jesús soplo el espíritu de vida en sus discípulos, Juan 20:22 “Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.” Y Jesús tuvo un último soplo en la cruz veamos, Mateo 27:50 “Entonces Jesús, clamando otra vez a gran voz, exhaló el espíritu.”

Desea usted recibir el Espíritu Santo?  Escuche las palabras vivas de Jesús, y créelas.

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: