Imitando a Cristo (I parte)

Imitando a Cristo

Primera parte

Efesios 5:1 “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados;
1 Corintios 11:1”Sed imitadores de
mí, como también yo lo soy de Cristo.” 1
Corintios 4:16
“Por tanto, os exhorto: sed imitadores míos.”Filipenses 3:17 “Hermanos, sed
imitadores míos, y observad a los que andan según el ejemplo que tenéis en
nosotros.” Hebreos 6:12 “a fin de
que no seáis perezosos, sino imitadores de los que mediante la fe y la
paciencia heredan las promesas.”1 Tesalonicenses
1:6
“Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor,
habiendo recibido la palabra, en medio de mucha tribulación, con el gozo del
Espíritu Santo” 1 Tesalonicenses 2:14 “Pues
vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en
Cristo Jesús que están en Judea, porque también vosotros padecisteis los mismos
sufrimientos a manos de vuestros propios compatriotas, tal como ellos
padecieron a manos de los judíos,”

La mejor y más sincera
manera de vivir el cristianismo es viviendo a Cristo y según el apóstol Pablo,
lo mejor es ser un imitador de Cristo, vale también imitar a Pablo o a
cualquiera que esté imitando a Cristo. Todo porque Jesús en su prédica dijo: Mateo 28:19  “ Id, pues, y haced discípulos de todas las
naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,
“ ¿Que significa imitar o hacer discípulos? La palabra discípulo significa: Persona
que aprende una doctrina, ciencia o arte bajo la dirección de un maestro.
Persona que sigue la opinión de una escuela, aun cuando viva en tiempos muy
posteriores a los maestros que la establecieron. De manera que la mejor escuela
que tenemos del cristianismo es imitar a Cristo y en todo caso a Pablo o a
cualquiera que le haya imitado, porque ser discípulo es imitar a su maestro. Antiguamente
en las escuelas no había aulas como ahora, y los maestros caminaban por las
plazas enseñando a sus seguidores, los alumnos o discípulos imitaban y repetían
todo lo que oían a su maestro y al final de cuentas ver a uno era ver al otro
porque les imitaban en todo. Jesús fue el mejor alumno de Dios, Jesús dijo
estas palabras: Juan 12:50 “Y sé que
su mandamiento es vida eterna; por eso lo que hablo, lo hablo tal como el Padre
me lo ha dicho.”  Ya Jehová lo había
dicho anteriormente en Deuteronomio
18:18
“Un profeta como tú levantaré de entre sus hermanos, y pondré mis
palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mande.” Juan 5:19 “Por eso Jesús,
respondiendo, les decía: En verdad, en verdad os digo que el Hijo no puede
hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que
hace el Padre, eso también hace el Hijo de igual manera.” Juan 8:28 “Por eso Jesús dijo: Cuando levantéis al Hijo del Hombre,
entonces sabréis que yo soy y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo
estas cosas como el Padre me enseñó.”

La mejor manera
de ser un buen cristiano es ser imitador de Cristo, porque Cristo es imitador
de Dios el Padre y si imitamos a Cristo estamos en concordancia con el Padre
que está en los cielos. Jesús caminaba por las calles y prados, sus discípulos le
seguían por donde él fuera, Jesús les ofreció llevarlos hasta lo último o sea
al Padre, y les dijo: Juan 14:2 “En
la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo hubiera dicho;
porque voy a preparar un lugar para vosotros.” Y aclaró: Juan 13:36 “Simón Pedro le dijo: Señor, ¿adónde vas? Jesús
respondió: Adonde yo voy, tú no me puedes seguir ahora, pero me seguirás
después.” Juan 14:28 “Oísteis que yo
os dije: “Me voy, y vendré a vosotros. Si me amarais, os regocijaríais porque
voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo.” Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida;
nadie viene al Padre sino por mí.”

El apóstol Pablo hace
otro tipo de referencias a ser imitadores de Cristo y usa la palabra semejante
o semejanza, vemos: Romanos 6:5 “Porque
si hemos sido unidos a El en la semejanza de su muerte, ciertamente lo seremos
también en la semejanza de su resurrección,” 2 Corintios 4:10 “llevando siempre en el cuerpo por todas partes la
muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro
cuerpo.” Filipenses 3:10 “y
conocerle a El, el poder de su resurrección y la participación en sus
padecimientos, llegando a ser como El en su muerte,” Colosenses 2:12 “habiendo sido sepultados con El en el bautismo, en
el cual también habéis resucitado con El por la fe en la acción del poder de
Dios, que le resucitó de entre los muertos.” Colosenses 3:1 “Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las
cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.”

Esta semejanza
como dije antes es buscando ser semejantes a Dios como lo dice en Efesios 4:24 “y os vistáis del nuevo
hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y
santidad de la verdad.”  Porque el hombre
fue creado a semejanza de Dios, Génesis
1:26
“Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra
semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo,
sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra
sobre la tierra.” Génesis 1:27 “Creó,
pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra
los creó.” Génesis 5:1 “Este es el
libro de las generaciones de Adán. El día que Dios creó al hombre, a semejanza
de Dios lo hizo.” Romanos 6:4 “Por
tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin
de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así
también nosotros andemos en novedad de vida.” 
Romanos 7:6 “Pero ahora hemos
quedado libres de la ley, habiendo muerto a lo que nos ataba, de modo que
sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra.”  Romanos
12:2
“Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la
renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios:
lo que es bueno, aceptable y perfecto.” Romanos
13:14
“antes bien, vestíos del Señor Jesucristo, y no penséis en proveer
para las lujurias de la carne.” 2
Corintios 5:17
“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas.” Gálatas 6:15 “Porque ni la circuncisión es nada, ni la
incircuncisión, sino una nueva creación.” Efesios
2:10
“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas
obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.” Colosenses 3:10 “y os habéis vestido
del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento,
conforme a la imagen de aquel que lo creó;” Colosenses 3:12 “Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados,
revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia;” 2 Pedro 1:4 “por medio de las cuales
nos ha concedido sus preciosas y maravillosas promesas, a fin de que por ellas
lleguéis a ser partícipes de la naturaleza divina, habiendo escapado de la
corrupción que hay en el mundo por causa de la concupiscencia.”

Como vemos, el
deseo de Dios es que seamos semejantes a El y por ello envió a su Hijo a la
tierra para que muriera por nuestros pecados y nos abriera el camino al Padre
que nos ama entrañablemente, Juan 3:16
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que
todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 1:18 “Nadie ha visto jamás a Dios;
el unigénito Dios, que está en el seno del Padre, El le ha dado a conocer.” Juan 3:18 “El que cree en El no es
condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el
nombre del unigénito Hijo de Dios.”Juan
3:36
“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al
Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.”Juan 6:40 “Porque esta es la voluntad
de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y
yo mismo lo resucitaré en el día final.” 1
Juan 3:1
“Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; y eso somos. Por esto el mundo no nos conoce, porque no
le conoció a El.” 1 Juan 4:9 “En esto
se manifestó el amor de Dios en nosotros: en que Dios ha enviado a su Hijo
unigénito al mundo para que vivamos por medio de El.” 1 Juan 4:10 “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos
amado a Dios, sino en que El nos amó a nosotros y envió a su Hijo como
propiciación por nuestros pecados.” Apocalipsis
1:5
“y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el
soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos libertó de nuestros
pecados con su sangre,” Imitando a Cristo seremos como Cristo y el Padre verá
en nosotros a su amado Hijo. Gálatas
3:27
“Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os
habéis revestido.” Efesios 4:24 “y
os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado
en la justicia y santidad de la verdad.” Colosenses
3:10
“y os habéis vestido del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia
un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó;”

¿Cómo imitar a Cristo?
O ¿Cómo imitar a Pablo?

En un segundo
mensaje, les escribiré para que juntos aprendamos a imitar a Cristo y ser así
aquel hombre anhelado por Dios el cual fue hecho a su imagen y semejanza.

Por Víctor Manuel
Castro Chinchilla Julio 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: