En lo que debemos creer

En lo que debemos creer

Buscando en el
internet, me encontré con algo que ya había olvidado, y es el Credo católico, conocido
como el Credo de los apóstoles y que puntualmente reza:

Creo en Dios
Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su
único Hijo, nuestro Señor. Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y
nació de la Virgen María. Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos. Fue
crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día
resucitó de entre los muertos. Subió a los cielos, y está sentado a la diestra
de Dios Padre. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el
Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón
de los pecados, la resurrección de los muertos, y la vida eterna. Amén.

Al hacer un
examen bíblico sobre este texto, encontramos muchos puntos con bases en las
escrituras pero algunos de ellos son producto de concilios humanos como: a)
Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, b) Descendió a los infiernos, y c) la
santa iglesia católica. Para estar en la verdad, quienes persiguieron hasta
encarcelarlo, crucificarlo y matarlo no fueron súbditos de Poncio Pilatos,
veamos quienes fueron según la Palabra de Dios: Marcos 3:19 “Y a Judas Iscariote, (apóstol) el que le entregó. Y
vinieron a casa.”  Juan 18:3 “Entonces Judas, tomando la tropa Romana , y a varios
guardias de los principales sacerdotes y de los Fariseos, fue allá con
linternas, antorchas y armas.” Mateo
26:47
“Mientras todavía estaba El hablando, he aquí, Judas, uno de los
doce, (apóstoles) llegó acompañado de una gran multitud con espadas y garrotes,
de parte de los principales sacerdotes y de los ancianos del pueblo.” Marcos 14:43 “En ese momento, mientras
todavía estaba El hablando, llegó Judas, uno de los doce, acompañado de una
multitud con espadas y garrotes, de parte de los principales sacerdotes, de los
escribas y de los ancianos.” Lucas 22:47
“Mientras todavía estaba El hablando, he aquí, llegó una multitud, y el que se
llamaba Judas, uno de los doce, iba delante de ellos, y se acercó a Jesús para
besarle.” Juan 7:32 “Los fariseos
oyeron a la multitud murmurando estas cosas acerca de El, y los principales
sacerdotes y los fariseos enviaron alguaciles para que le prendieran.” Juan 18:12 “Entonces la cohorte romana,
el comandante y los alguaciles de los judíos prendieron a Jesús y le ataron,” Juan 19:6 “Entonces, cuando le vieron
los principales sacerdotes y los alguaciles, gritaron, diciendo: ¡Crucifíca le!
¡Crucifíca le! Pilato les dijo: Tomadle vosotros, y crucificad le, porque yo no
encuentro ningún delito en El.” Hechos
1:16
“Hermanos, tenía que cumplirse la Escritura en que por boca de David
el Espíritu Santo predijo acerca de Judas, el que se hizo guía de los que
prendieron a Jesús.”  Como vemos, claro,
las escrituras lo dicen: “Pilato les dijo: Tomadle vosotros, y crucificad le,
porque yo no encuentro ningún delito en El.” Por lo que no es correcto que en
el credo de los apóstoles se atestigüe que Jesús  “ Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos.” Y quienes
verdaderamente lo persiguieron hasta matarle fueron: los principales
sacerdotes, Judas uno de sus discípulos, los ancianos y los fariseos, a ellos
hay que señalar y no a  Poncio Pilatos.

Por otro lado, el
credo dice: Descendió a los infiernos. Ninguna escritura asevera que Jesús haya
estado en los infiernos, la Biblia solo habla del infierno y no de los
infiernos, pero no hay nada que nos diga que Jesús estuvo de visita en el
infierno. No creemos que eso sea verdad porque el infierno es un lugar de
castigo no para pecadores si no para enemigos de Dios y para quienes no creen
en Jesús como Hijo de Dios. Los pecadores no son candidatos para el infierno, Jesús
lo asegura cuando dice: Mateo 9:13 “Andad
pues, y aprended qué cosa es: Misericordia quiero, y no sacrificio: porque no
he venido á llamar justos, sino pecadores á arrepentimiento.” Marcos 2:17 “Al oír esto, Jesús les
dijo: Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están
enfermos; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” Y Pablo, el apóstol
dice: 1 Timoteo 1:15 “Palabra fiel y
digna de ser aceptada por todos: Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los
pecadores, entre los cuales yo soy el primero.” 1 Juan 3:23 “Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de
su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros como El nos ha mandado.”

Los candidatos
para ir al infierno, llamado también castigo eterno, son los enemigos de Dios y
los que no creen en Jesús como el Hijo de Dios, Juan 3:18 “El que cree en El no es condenado; pero el que no cree,
ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de
Dios.” 1 Juan 5:10 “El que cree en
el Hijo de Dios tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, ha
hecho a Dios mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado
respecto a su Hijo.” 2 Pedro 2:9 “el
Señor, entonces, sabe rescatar de tentación a los piadosos, y reservar a los
injustos bajo castigo para el día del juicio,” Job 21:30 “Porque el impío es preservado para el día de la
destrucción; ellos serán conducidos en el día de la ira.” Judas 1:6 “Y a los ángeles que no conservaron su señorío original,
sino que abandonaron su morada legítima, los ha guardado en prisiones eternas,
bajo tinieblas para el juicio del gran día.” No hay ninguna referencia de que Jesús
haya estado ni un instante en el infierno y no vemos ninguna conexión para que
el Hijo de Dios, el Amado de Dios, haya sido remitido al lugar del castigo
eterno.

Y por ultimo dice
el credo de los apóstoles, que no es el credo de los cristianos, lo siguiente: “la
santa iglesia católica.” Sin pretender entrar en conflicto con el catolicismo y
sin buscar antagonismo alguno con personas de esa fe, la frase “la santa
iglesia católica” No es bíblica, no aparece por ningún lado de las escrituras,
pero si hay riqueza abundante en la palabra iglesia, según la Biblia, iglesia
es el Cuerpo de Cristo, veamos: Efesios
5:23
“Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de
la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo.” 1 Corintios 11:3 “Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo
hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo
es Dios.” por favor tomen nota que dice “cabeza de todo hombre” no hace
especificaciones de religiones. Efesios
5:24
“Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres
deben estarlo a sus maridos en todo.” Colosenses
1:18
“El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia; y El es el
principio, el primogénito de entre los muertos, a fin de que El tenga en todo
la primacía” 1 Corintios 12:27 “Ahora
bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno individualmente un miembro
de él.” Habrán anotado la palabra “cada uno” dando la idea de que es para
todos.

La palabra católico
según el diccionario significa: “que comprende o es común a todos” pero como no
es bíblico, no debe aparecer en el credo. Basta afirmar que iglesia es el
cuerpo de Cristo y esto involucra a los que creen en él, porque dice “que la
cabeza de todo hombre es Cristo,” sin embargo el propio Jesús nos habla de otra
familia que no son los cristianos y dice:
Juan 8:44
“Ustedes son de su padre el diablo y quieren hacer los deseos de
su padre. El fue un asesino desde el principio, y no se ha mantenido en la
verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia
naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira.” O sea que se refiere
a la iglesia como a la asamblea de los hijos de Dios, y quienes son hijos de Dios?
Romanos 8:14 “Porque todos los que
son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.” Juan 1:12 “Pero a todos los que le
recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los
que creen en su nombre,” Gálatas 3:26
“pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús.” De modo que los
hijos del diablo no pueden ni son hijos de Dios, por lo que también la iglesia
está conformada por todos los que creen en Jesús como el Hijo de Dios.

En nuestro hablar
cristiano, no debe existir ninguna división de la fe, pues todos los que
creemos en Jesús como el Hijo de Dios, somos hijos de Dios y eso es la iglesia,
no hay pues denominaciones ni religiones que valgan delante de Dios.

Por Víctor Manuel
Castro Chinchilla Julio 2010.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: