Buscando el reino de Dios

Buscando el reino

 

Mateo 6:33 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,
y todas estas cosas os serán añadidas.”

 

"Lo más
importante es que reconozcamos a Dios como único rey, y que hagamos lo que él
les pide. Todo lo demás, él nos lo dará a su tiempo.”

 

—————————————————————–

 

Estamos hablando aquí de rey, de reino, de justicia y de
provisión. Vamos al diccionario y examinemos cada una de estas palabras. Rey es
Monarca o príncipe soberano de un reino. Reino Territorio o
Estado con sus habitantes sujetos a un rey. Justicia Atributo de Dios por el
cual ordena todas las cosas en número, peso o medida. Ordinariamente se
entiende por la divina disposición con que castiga o premia, según merece cada
uno. Provisión  Suministrar o facilitar
lo necesario o conveniente para un fin.

 

Jesucristo estando con sus discípulos les
habla referente a las preocupaciones de ellos y les aconseja en la siguiente
manera:  "No vivan preocupados
pensando qué van a comer, qué van a beber o qué ropa se van a poner. ¿Acaso la
vida consiste sólo en comer? ¿Acaso el cuerpo sólo sirve para que lo vistan?

 

"Miren los pajaritos que vuelan por
el aire. Ellos no siembran ni cosechan, ni guardan semillas en graneros. Sin
embargo, Dios, el Padre que está en el cielo, les da todo lo que necesitan.
¿Acaso no son ustedes más importantes que ellos?

 

"¿Creen ustedes que por preocuparse
vivirán un día más? Aprendan de las flores que están en el campo. Ellas no
trabajan para hacerse sus vestidos. Sin embargo, les aseguro que ni el rey
Salomón se vistió tan bien como ellas, aunque tuvo muchas riquezas.

 

"Si Dios hace tan hermosas a las
flores, que viven tan poco tiempo, ¿acaso no hará más por ustedes? ¡Veo que todavía
no han aprendido a confiar en Dios!

 

"Ya no se preocupen preguntando qué
van a comer, qué van a beber o qué ropa se van a poner. Sólo los que no conocen
a Dios se preocupan por eso. Ustedes no se desesperen por esas cosas. Su Padre
que está en el cielo sabe que las necesitan.

 

"Lo más importante es que reconozcan
a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Todo lo demás, él se los
dará a su tiempo. Así que no se preocupen por lo que pasará mañana. Ya tendrán
tiempo para eso. Recuerden que ya tenemos bastante con los problemas de cada
día.”

 

En aquel tiempo al igual que en este
tiempo, la población está dividida, una parte conocen y creen a Dios, mientras
que la otra aun cuando han oído de Dios y aun cuando son miembros de religiones
que aseguran adoran a Dios no le conocen ni confían en sus palabras, estos son
los religiosos de nuestro tiempo que también existían en aquellos días, en los
tiempos de Jesús existían los fariseos y los escribas aparte del pueblo normal,
los fariseos eran aquellos exigentes en el cumplimiento de las reglas
(religiosos) y los escribas eran los doctos en la ley, conocedores hasta del
ultimo acento o punto de las escrituras, por aparte de ellos estaban los judíos
que eran dirigidos por los sacerdotes (gobierno de la iglesia).

 

Jesús en su hablar a menudo hacía
referencia a los gentiles, a los fariseos y a los escribas poniéndolos como
ejemplo de lo que no debería imitarse. El decía: “no sean como los gentiles”
refiriéndose a la muchedumbre, al gentío o a las gentes como acostumbramos
llamar al mundo que se maneja separado de Dios. Jesús usó expresiones como
estas:  Mateo 5:47 “Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué
hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?”, Mateo 6:7

“Y orando, no uséis vanas repeticiones,
como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.”  Mateo 12:18 “He aquí mi siervo, a quien he
escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu sobre él, Y
a los gentiles anunciará juicio.”
Mateo 20:19 “y le entregarán a los gentiles para que le
escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen; mas al tercer día resucitará.”

Lucas 21:24 “Y
caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y
Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles
se cumplan.”  Y además de Jesús, el
apóstol también se refiere a los gentiles en la siguiente manera: Hechos 7:45 “El cual, recibido a su vez
por nuestros padres, lo introdujeron con Josué al tomar posesión de la tierra
de los gentiles, a los cuales Dios arrojó de la presencia de nuestros padres,
hasta los días de David.”  Hechos 11:18 “Entonces, oídas estas cosas,
callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: !!De manera que también a los
gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!”
 Hechos
13:47 “
Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz
de los gentiles, A fin de que seas para salvación hasta lo último de la
tierra.”

 

Hay algo que debemos poner claro, los
gentiles que son la gente que no conoce a Dios unos son religiosos y otros no,
mientras en el pueblo de Dios, ninguno es religioso, la diferencia entre ser
religioso, o no serlo,  es el tener
reglas para convivir, la religión conforme el diccionario se define como
Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de
veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y
social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para
darle culto. Virtud que mueve a dar a Dios el culto debido.. Profesión y
observancia de la doctrina religiosa. Obligación de conciencia, cumplimiento de
un deber.

Es necesario que conozcamos que de parte
de Dios, no hay reglas, ese tiempo pasó cuando el pueblo judío estuvo bajo el
mando de Moisés y para ello la escritura dice a los cristianos: Romanos 6:14 “Porque el pecado no se
enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.”  Romanos 3:19 “Pero sabemos que todo lo que
la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre
y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios;” 
Romanos 7:6 “Pero ahora
estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos
sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el
régimen viejo de la letra.”
Gálatas 3:10 “Porque todos los que dependen de las obras de la ley
están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere
en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.”

 

Es necesario que sepamos que el hecho de estar sometidos a
una religión, nos hace ser esclavos de quien dirige la religión, ¿pero que dice
la escritura?  Gálatas 4:  
21-31 “Decidme, los que
queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley? Porque está escrito que
Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre.  Pero el de la esclava nació según la carne;
mas el de la libre, por la promesa.  Lo
cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene
del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar.  Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y
corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en
esclavitud.  Mas la Jerusalén de arriba,
la cual es madre de todos nosotros, es libre. 
Porque está escrito:  Regocíjate,
oh estéril, tú que no das a luz;    Prorrumpe en júbilo y clama, tú
que no tienes dolores de parto;  Porque
más son los hijos de la desolada, que de la que tiene marido. Así que,
hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa.  Pero como entonces el que había nacido según
la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también
ahora.  Mas ¿qué dice la Escritura? Echa
fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el
hijo de la libre. De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino
de la libre. “

Este mensaje de hoy no es para los religiosos, esclavos de su religión sino
para los libres que viven según el Espíritu Santo, porque está escrito 2 Corintios 3:17 “Porque el Señor es el
Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.” Romanos 6:14 “Porque el pecado no se
enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.”  Efesios 2:5 “aun estando nosotros muertos
en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),” Efesios 2:8 “Porque por gracia sois
salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;”

Buscando el reino de Dios y su justicia, ese es nuestro titulo de hoy,
dedicado a los que no están bajo la religión sino en la libertad de Cristo, el
apóstol  dijo referente a quienes han
pasado la frontera de la religión: Hechos
5:16 “
Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo
enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados.” Y Jesús
mandó diciendo:  Mateo 11:5 “Los ciegos ven, los cojos
andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son
resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio;” veamos pues como
encontrar el camino al reino.

Es necesario que establezcamos esos dos mundos o escenarios
que nos enseña la Biblia, y es el reino de los cielos y el reino de este mundo,
No todos vivimos en el reino de este mundo y tampoco no todos vivimos en el
reino de los cielos, el pretender que todos convivimos en el mismo sistema está
errado, porque Dios ha establecido precisamente el reino de los cielos para
salvar a los que moran en el reino de este mundo, y bien claro lo dice, que el
mundo está bajo el dominio de Satanás mientras que Jesucristo comanda en el
reino de los cielos. Comparen esto:  Efesios 2:1-3 “Efesios 2:1-3 “Y él os
dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en
los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo,
conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en
los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en
otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y
de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los
demás.”  Este príncipe de la potestad del
aire es el mismo diablo o Satanás que gobierna el mundo. Por eso es que Jesús nos
habló con estos términos: Mateo 6:33 “Mas
buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os
serán añadidas.” Repitamos, en otro tiempo anduvimos siguiendo la corriente de
este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de la desobediencia, como ven, estamos hablando de un espíritu
de la desobediencia y también estamos hablando de haber sido hijos de la ira
refiriéndose a la ira de Dios. Esto nos pone claro en que existe el mundo de la
desobediencia y el reino de Dios.

 

Además Jesús nos dejo claramente establecido lo siguiente: Mateo 7:21” No todo el que me dice:
Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad
de mi Padre que está en los cielos.” El que hace la voluntad del Padre no es
hijo de la desobediencia y eso significa que hay dos pueblos distintos, los
hijos de Dios y los hijos del diablo, y esto tomando en cuenta que el mismo Jesús
dijo: Juan 8:44 “Vosotros sois de
vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha
sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no
hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y
padre de mentira.” Este concepto fue vertido por Jesús a su discípulo Pedro cuando
le dijo: Mateo 16:23 “Pero él,
volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres
tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los
hombres.” Y el apóstol agrega esto: Romanos
3:4 “
De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso;

 

Buscar el reino de Dios significa hacer su voluntad porque
ya lo vimos en Mateo 7:21” No todo
el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que
hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” Lejos de estar en
desobediencia bajo el dominio del príncipe de la potestad del aire que gobierna
este mundo de la desobediencia. Si buscamos el reino lo encontraremos bajo esta
promesa, Mateo 7:  7-8 “Pedid, y se os dará; buscad, y
hallaréis; llamad, y se os abrirá.  Porque todo aquel que pide, recibe; y el que
busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” Y orando diréis: Padre nuestro que
estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino y hágase
tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

 

Creen ustedes que vale la pena creerle a Jesús diciendo: Mas buscad primeramente el reino de
Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”? Y agregamos esto: Mateo 18:19 “Otra vez os digo, que si
dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa
que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.”

 

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla. Enero de 2009

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: