Lo prohibido

Lo prohibido

 

Génesis 2:17 “mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

 

¿Se ha preguntado usted alguna vez, por qué Dios hizo una prohibición a Adán? ¿Por qué Dios tiene que prohibir algo? Vale la pena hacer un estudio acerca de este tema que servirá para que entendamos los deseos de Dios.

 

No cabe la menor duda que el árbol prohibido en el Edén era el mas acariciado y mas apetecido del huerto, así lo dice la palabra de Dios en Génesis 3: 6 “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.” Y efectivamente así era, sigue narrando la palabra de Dios en el siguiente verso lo siguiente: (v. 7) “Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.”  ¿Por qué era prohibido algo agradable, codiciable y bueno? ¿Qué tiene una cosa así de mala? Hay un pequeño detalle que abre el velo del entendimiento de este pasaje, Dios quiso probar la obediencia del ser creado, lo puso a prueba con algo que tuviera esas características: agradable, codiciable y bueno. ¿Por qué era necesaria esta prueba?.La pareja demostró a Dios que le era mas importante su satisfacción carnal que obedecer su palabra. El comer algo agradable era mucho mas atractivo que obedecer un sencillo mandato de Dios. ¿Podríamos contrastar este asunto con un caso a la inversa? Claro, tenemos un caso que es totalmente opuesto a Adán y Eva, veamos el caso de Abraham y Sara su esposa. Dice la Biblia que Dios le pidió a Abraham le entregara a su hijo único, a Isaac. También dice la Biblia que Dios le había hecho una promesa a Abraham diciéndole que en su descendencia serían benditas todas las naciones. Veamos el texto bíblico en referencia: Génesis 22:18 “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.” Génesis 26:4 “Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente,” Génesis 22:2-4  “Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.  Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.  Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos. “ (v     6) “Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos.”   (v.v. 10-12) “Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo.  Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí.  Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.”

¿En que se parecen ambos casos?  Para Adán y Eva era una fruta lo importante y para Abraham era su hijo Isaac, los primeros dispusieron saborear y disfrutar la fruta, pero Abraham prefirió la obediencia a Dios. Este asunto nos va a mover en nuestro estudio de este día, la obediencia y lo prohibido.

A lo largo de nuestra vida cotidiana, iremos enfrentándonos con asuntos que atraen nuestra atención, nuestro deseo y nuestra voluntad, Dios desea conocer nuestra preferencia, si complacemos mas nuestra carne o definitivamente la hacemos a un lado por la obediencia a Dios. Dios estableció dos escenarios desde la creación del universo: los cielos y la tierra, entendiendo como cielos a lo espiritual y tierra a lo carnal. De una vez Dios estableció la diferencia entre ambos y ¿cuales son? Dice la Biblia en Gálatas 5:  16-25 “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.  Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,  idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,  envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.  Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,  mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.  Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.  Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. “ Noten esto: Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.”

 

Dios es un espíritu y desea que sus hijos (nosotros) seamos también espíritu igual que él,  Jesús lo puso como una condición para poder entrar al reino de Dios, el nacer de nuevo no otra vez en la carne sino esta vez en el espíritu, ya no como hijos de hombres sino como hijos de Dios. Si somos atraídos por las cosas de la carne, estamos siendo retirados de Dios pero si somos atraídos por los frutos del espíritu entonces somos atraídos por Dios. Adán y Eva fueron atraídos por la carne y Abraham fue atraído por el espíritu. Aquí estamos entrando en una franca definición de lo que es realmente el cristianismo, no se trata de vivir cómodamente en este mundo, se trata de buscar el reino de Dios y su justicia. Un falso cristianismo que ha aparecido enseña que nosotros somos hijos del rey (Dios) y que por lo tanto debemos vivir cómodamente. Nada mas alejado de la verdad, Jesús lo explica bastante claro cuando le dice a un rico: Mateo 19: 16-30 Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?  El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.  Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.  El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?  Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.  Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.  Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos.  Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.  Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?  Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible. Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos?  Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. Pero muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros.”

 

Hay un principio básico en este tema y es lo que nos dice:  Romanos 8:8 “y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.” Lo que nos aclara que Dios siendo espíritu, se desagrada de lo que somos en la carne. Ningún ser humano por muy santo que se considere es agradable a Dios. Lucas 16:15 “Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.” Solamente Cristo que es Dios con nosotros puede agradar a Dios, el apóstol nos invita a que seamos como Cristo cuando dice en 1 Corintios 11:1 “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.” Cualquier acto o palabra fuera de la voluntad de Dios es desagradable a Dios, por lo que si pensamos en vivir cerca de Dios, debemos agradarle y la única manera es hacer su voluntad o sea hacer y decir todo lo que Dios ha dicho y hecho.

 

Dios ha dispuesto todo eso con un solo objetivo, hacer de los hombres imitadores de Cristo, y para ello Jesús nos invita en la siguiente forma: Mateo 28:19
“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” en esta forma, siendo sus discípulos, le estaremos imitando en todo y seremos a la vista de Dios como su hijo amado, Jesús el Cristo. Jesús es el mejor ejemplo de esto, el dice que nada hace que no sea dado por su Padre celestial y hasta sus palabras no son suyas sino del Padre que está en los cielos, de igual manera nosotros debemos ser imitadores de Cristo en todo.

 

Lo mas atractivo para la carne es lo mas ofensivo al espíritu y por lo tanto a Dios. Para Adán y Eva lo mas atractivo resultó en una ofensa a Dios porque ellos prefirieron satisfacer la carne antes que a Dios. La invitación a pecar que nos hace Satanás está siempre amparada en satisfacer nuestros deseos carnales, como bien lo dice Pablo en Gálatas 4:7-9  Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo. Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses;  mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?” Efesios 2:1-3 “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,  en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”

 

Todo lo que satisface a la carne es un desagravio a Dios, tómese en cuenta esto para que no sigan pecando, todo lo que a la carne le agrada, le desagrada al espíritu, ellos son opuestos en todo. Las tentaciones que el diablo le hizo a Jesús, tienen como base satisfacer las necesidades físicas como está el comer cuando se tiene hambre, el adorar el dinero y el satisfacer los deseos de la carne, veamos como fue todo esto: Mateo 4: 2-3 “Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.  Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.” (hambre)(v.v.5-6) “Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo,  y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está:  A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán,  Para que no tropieces con tu pie en piedra.” (echarse abajo es ir al mundo del pecado) y (v.v.8 -9) “Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,  y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares.” (amor al dinero)

Los cristianos debemos mantenernos en constante alerta porque el diablo estará siempre tentándonos a satisfacer nuestra carne en todo sentido y como fieles hijos de Dios, debemos tener en nuestra mente y en nuestra boca la Palabra de Dios para hacer frente a las tentaciones y no caer.

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla. Septiembre 2008.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: