El cuerpo está muerto

El cuerpo está muerto

 

Romanos 8:10 “Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.”

 

El apóstol Pablo nos está hablando acerca del cuerpo de carne y del Espíritu de Cristo en nosotros y dice que si Cristo ha hecho morada en nuestro ser, la carne ha muerto por causa del pecado heredado de Adán de acuerdo a Romanos 5:12 “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” Y el espíritu ha resultado vivo a causa de la justicia que dice: Romanos 6:23
“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

 

Muchas cosas son duras de entender a causa que el hablar normal nuestro no es el mismo de Dios, por ejemplo, nosotros creemos que estamos vivos solo por el hecho que respiramos y nos movemos, pero para Dios estamos muertos por el pecado de Adán que ha sido heredado, claro para nosotros la vida es en el cuerpo carnal pero para Dios la vida está en el espíritu. Si nosotros pudiéramos ver lo invisible, seríamos como Dios y sabríamos quien está muerto y quien está vivo pero eso es un atributo de Dios y solo él puede conocer quien vive y quien no. Según Dios, “si Cristo está en nosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vivo a causa de la justicia.”

 

La gente no se preocupa y no muestra ningún interés en averiguar si está vivo espiritualmente o muerto. A la gente lo que le interesa es saber si podemos respirar y movernos o no, en todo caso para la gente el estar muerto significa que ya no podemos respirar o movernos. Sin embargo dentro del cristianismo debemos estar bien informados de todos estos detalles porque se supone que andamos en busca de la salvación y así mismo debemos enseñar o explicar a otros lo que Dios dice acerca de cada tema y evitar la mentira o la ignorancia.

 

El cristiano debe creer a lo que Dios dice en su palabra y para ello se requiere leer y estudiar la Biblia por un lado y escuchar y entender lo que los maestros le expliquen. La Biblia tiene este como uno de sus propósitos cuando dice: 2 Timoteo 3:15-17 “y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.  Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,  a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” ¿Quién no desea ser enseñado en las cosas de Dios? Quien se negará a hablar la verdad que es en su Palabra? ¿Quién no corregirá al errado?

 

Dios dice que el cuerpo humano está muerto a causa del pecado y que el espíritu está vivo a causa de la justicia. Por supuesto que sobrarán las preguntas como: ¿y si yo estoy muerto carnalmente como es que respito y me muevo? La respuesta es la siguiente: Juan 6:63 “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha;” en otras palabras, si el espíritu de Jesucristo mora en el cuerpo carnal, la carne vive pero si el espíritu es retirado, la carne muere, como lo dice en  Santiago 2:26 “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.” O sea que vivimos a causa del espíritu de Cristo que está en nosotros. Veamos esto con mas detalle, dice la Palabra en Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Dios manda la muerte a la carne por el pecado de Adán y de eso todos sufrimos porque dice en Romanos 5:12 “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” Y aquí viene lo bueno, Efesios 2:4-10  “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),  y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.  Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  no por obras, para que nadie se gloríe.  Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” El deseo de Dios es que todos vivamos y por eso dio a su hijo para que el muriera y nosotros recibiéramos la vida eterna, Juan 3:16-17 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.  Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.” Y Dios solo nos pide algo a cambio, que creamos en Jesucristo, ( v.   18) “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” Claro está que no todos alcanzan la salvación, como lo dice en (v 19) “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.”

Dios ha preparado todo lo bueno para que seamos salvos incluyendo la muerte de Jesús a cambio de la nuestra para que tengamos vida eterna, pero el hombre es malo y prefiere su condenación a su salvación. Bien dice su Palabra: Mateo 22:14 “Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.” Y es que los hombres prefieren morir y no vivir eternamente, sin darse cuenta que la muerte también es eterna y que el suplicio para los tales es mucho mayor. Mucha gente cree que Dios lo llevará al paraíso como Jesús dijo al ladrón aquel dia en la cruz: Lucas 23:43 “Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.” Y que también Dios dijo: Mateo 18:21-23   “ Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?  Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.” Pero quiero aclarar que eso no es la salvación eterna, porque Dios dice que hay que creer en él, ya vimos antes esto: “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado.” El gran trabajo tan difícil de nosotros es creer en Jesucristo, pero la gente prefiere creer en lo que otros hombres le enseñen y no creerle a Dios. Por eso Jesús dijo: Mateo 15:9 “Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.”

Tenemos un campo ganado por la gracia de Dios y es que siendo pecadores, Dios nos salvó por la muerte de Jesucristo, como lo vimos arriba en Efesios 2:4-10  “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),  y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.  Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  no por obras, para que nadie se gloríe.” Y todo lo que tenemos que hacer es creer en ello, porque si no le creemos caemos en “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado.” ¿Es tan difícil decirle a la mente, “cree en Jesucristo”? ¿Por qué los hombres se inclinan mas fácilmente a creer en lo que los otros hombres han dicho y no creerle a Dios? La razón ya la vimos: “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.”

¿Hay alguno entre ustedes que desea ser malo y condenado? Por supuesto que pienso que nadie, sin embargo, viene la pregunta: ¿Por qué le creen mas a los hombres y no a Dios?  Entendamos bien esto: Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.” No sigamos cayendo en condenación pensando que somos pecadores y que no hay salvación, creámosle a Dios, él nos ama tanto que prefirió que Jesús muriera en nuestro lugar para que nosotros que ya estábamos muertos por los pecados resultáramos vivos por su muerte.

Si el cuerpo no tiene al espíritu de Cristo, realmente es carne muerta lista para ser devorada pero si vive a causa de la justicia, el espíritu será resucitado, Jesús dijo: Juan 11:25 “Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” Y esto otro Juan 6:57-58 “Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.  Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente.”

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla. Septiembre 2008.

 

 

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: