El reino de Dios es de los niños

El reino de Dios es de los niños

 

Mateo 19:14Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.” Mateo 18:3y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.”

 

La palabra niño significa Que está en la niñez.  Que tiene pocos años. Que tiene poca experiencia., misma definición que vemos en 1 Corintios 3:1De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.” Indicando que hay poca experiencia en la vida espiritual o como también lo dijo Jesús en Mateo 5:3Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.”

 

El punto es que Dios tiene definido que la entrada al reino de los cielos es exclusiva para aquellos que aun no han conocido la verdad, que están en pañales como decimos, en materia espiritual, que son novatos y que pueden dejarse guiar como lo haría un maestro con sus alumnos, esta idea de Dios es la misma que usa Jesús cuando dice: Mateo 28:19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” los discípulos de Jesús son como niños inexpertos en la palabra, porque necesitan un maestro que les enseñe y les guíe a toda verdad. Romanos 8:14Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.” Y no cabe la menor duda que los habitantes en el reino de Dios son los hijos de Dios, nadie más puede vivir en los dominios de Dios sino sus hijos. Porque son los herederos de Dios los que habitan en las moradas de Dios. Romanos 8:17Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”

 

Dios quiere guiarnos hacia él y por eso envió a Jesús para deshacer lo que el diablo había hecho al habernos dado la muerte  por el pecado en nuestra carne, Juan 14:6Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”   Jesús el Cristo es guía que nos dirige en sus caminos al Padre que está en los cielos.  La expresión “ser como niños” no está definida como la edad cronológica sino a la estatura espiritual. Porque todos nosotros somos un edificio que Dios está edificando y necesitamos crecer, pero ese crecimiento solo se da en su reino y para poder crecer primero debemos ingresar al reino y luego ser edificados, los hombres como colaboradores de Dios, pueden ayudar en este trabajo pero en definitiva solo Dios puede darnos el crecimiento, como lo expresa Pablo en 1 Corintios 3:9Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.” 1 Corintios 3:6
“Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.” Todos nosotros necesitamos crecer en el espíritu así como crecemos en el cuerpo, porque no olvidemos que somos cuerpo, alma y espíritu y en los tres aspectos hay crecimiento. La palabra de Dios nos enseña que Jesús cuando era niño crecía en estos aspectos, veamos lo que dice Lucas 1:80
Y el niño crecía, y se fortalecía en espíritu; y estuvo en lugares desiertos hasta el día de su manifestación a Israel.”
 Lucas 2:40Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él.”  Igualmente nosotros necesitamos crecer y ese crecimiento es en base a escuchar la Palabra de Dios que nos edifica.

El apóstol Pablo nos trae la luz sobre una verdadera y real edificación teniendo como base de nuestra fe a Jesucristo, el Hijo de Dios. Nos dice en 1 Corintios 3:9-11  “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.  Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.  Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.” Y Jesús refiriéndose a este mismo tema nos habla de una edificación no genuina si se hace en una base diferente a Cristo quien es la roca de nuestra salvación y nos enseña lo siguiente:  Mateo 7:24-29  “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.  Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.  Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.  Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina;  porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.” Adicionalmente Jesús se lo había dicho a Pedro en la siguiente forma:   Mateo 16:13-16 “Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?  Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?  Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.  Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.”  Si alguien edifica espiritualmente a otro fuera del fundamento que es Jesucristo, es como aquel que construyó una casa sobre la arena y vino la tempestad y arrasó con ella, así resulta de catastrófico una edificación espiritual sin Cristo como fundamento.

El plan de Dios para salvar a la humanidad además de la muerte de Jesús como base fundamental es tomar a los hombres inexpertos en las cosas espirituales y que se dejen enseñar para construir con ellos el edificio de Dios, 1 Corintios 6:19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? “ Jesucristo por medio del Espíritu Santo hará morada en nuestro espíritu al ser recibida su palabra en nuestro corazón. Romanos 8:9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Es muy importante que seamos inexpertos para que Dios nos capacite en el conocimiento del Hijo de Dios quien es nuestro salvador, si no conocemos a nuestro salvador, difícilmente podemos dejarnos llevar por el por el camino correcto al Padre. Romanos 8:14Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.”  Para ser inexpertos debemos volver a nacer y comenzar de nuevo como niños, Jesús lo dijo en Juan 3:7No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.” Y ese nuevo nacimiento nos pode en una condición de novatos como lo dice en 2 Corintios 5:17De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” Y eso es lo que significa ser niños para entrar al reino no como visitantes sino como propietarios porque ya lo vimos antes, Mateo 19:14Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.” Mateo 18:3y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.” Tomen nota que Jesús no se refiere a niños de edad porque vean como lo dice al final “que si no os volvéis y os hacéis como niños” o sea que aun siendo viejos podemos regresar a nacer otra vez para ser los niños que Dios quiere con él. porque no se trata de  un nacimiento carnal sino un nacimiento espiritual como hijos de Dios, Juan 1:12-14  “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;  los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”  ¿Por qué habla del Verbo cuando se está refiriendo al nuevo nacimiento espiritual? Jesús nos está llevando a oír el evangelio que es nuestra salvación, Marcos 8:35Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.” Romanos 1:16Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego”. Efesios 1:13En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,”

La única manera de entrar al reino de Dios es siendo como niños, pero no niños fingidos sino recién nacidos en el espíritu y dejarse ser guiados o enseñados por Cristo quien es nuestro maestro espiritual. Mateo 23: 8 “Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos.  Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.” Si nos dejamos enseñar por otro que no sea Cristo, somos como aquella casa edificada sobre la arena pero si nuestro fundamento es Cristo otra es la versión: Mateo 7:  24-25 “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.  Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.” ¿Cuál roca? 1 Corintios 10:4y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.” Nuestra edificación espiritual debe estar basada en Cristo solamente y no en doctrinas humanas, eso es lo que Jesús llamó la levadura del pan cuando les dijo: Mateo 16:6Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos.” Mateo 16:12Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos.” Las doctrinas humanas son como un veneno para el crecimiento espiritual que Dios desea en nosotros, Jesús hablando de este asunto dijo: Mateo 13:  24-30 “Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.  Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?  El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?  El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero. “ y más adelante les brindó esta explicación:  (v.v. 36-43)   “Entonces, despedida la gente, entró Jesús en la casa; y acercándose a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la cizaña del campo.  Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre.  El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles.  De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad,  y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.  Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.” No cabe la menor duda que Jesús está hablando acerca de las enseñanzas humanas a lado de la Palabra de Dios contenida en la Biblia, Mateo 15:9Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.” Efesios 4:11-16 “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,  a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;  para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,  sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,  de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.”

Nosotros como niños debemos ser enseñados por Dios y Dios utiliza al Espíritu Santo para que seamos instruidos en el conocimiento del Hijo de Dios hasta que lleguemos a la estatura adecuada en el crecimiento espiritual conforme Dios y no los hombres, ningún conocimiento de hombres nos llevará al Padre, solo el conocimiento del Hijo de Dios. 1 Juan 5:13Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.” Solamente el Hijo de Dios nos salvará y debemos conocerlo a él tal cual es y no haciéndonos imagen de otros dioses llamados dioses ajenos en la Palabra de Dios, por eso es preciso que seamos niños inexpertos para que olvidando toda estratagema del diablo nos habituemos al conocimiento del verdadero Hijo quien es nuestro salvador. Si alguien ha sido enseñado espiritualmente con doctrinas humanas, su crecimiento es en vano y más le valdría desechar todo conocimiento y volver a comenzar como un ignorante, Dios no puede ser burlado por nadie, Gálatas 6:7No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. “ El apóstol Pablo nos dice lo siguiente: 1 Corintios 3:18
“Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.”  Y hay una razón para ello, veamos lo que Dios dice acerca de esto: 1 Corintios 1:18-31 “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.  Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.  Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría;  pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura;  mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.  Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.  Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;  y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,  a fin de que nadie se jacte en su presencia.  Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención;  para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.”

 

Nos conviene ser como niños para poder entrar y permanecer en el reino de Dios, pero no crean que una vez entrado significa que nos quedamos permanentemente allí, no, hay un alto porcentaje de personas que ingresan al reino porque se han hecho como niños en su inexperiencia y conocimiento espiritual pero los afanes del mundo, los engaños de las riquezas o la pobreza en su corazón no les permite su permanencia eterna como lo deja ver las palabras de Jesús en Mateo 13: 3-8 “He aquí, el sembrador salió a sembrar (enseñar).  Y mientras sembraba (enseñaba), parte de la semilla (palabra de Dios) cayó junto al camino; y vinieron las aves (demonios) y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra (corazón de piedra); y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;  pero salido el sol (engaño de las riquezas), se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos (aflicciones); y los espinos crecieron, y la ahogaron.  Pero parte cayó en buena tierra (verdadero creyente en Cristo), y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.” Veamos como  Jesús lo explica a sus discípulos: (v.v. 19-23)  “Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;  pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza. El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.”

Nuestra actitud en el reino de Dios es manifiesta en todo momento y nadie puede permanecer en él bajo engaño, el que es malo es retirado tarde o temprano como Jesús nos dice en la siguiente parábola: (v.v.24-30) “El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla (buena doctrina) en su campo;  pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña (doctrinas humanas) entre el trigo (hijos del reino), y se fue.  Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña (producto de la doctrina humana). Vinieron entonces los siervos (ángeles) del padre de familia (Dios) y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla (evangelio) en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?   El les dijo: Un enemigo ( el diablo) ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?  El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.  Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; (echarla al infierno) pero recoged el trigo en mi granero.” Veamos como lo explica Jesús en los versos 37-43: “El que siembra la buena semilla (Palabra de Dios) es el Hijo del Hombre.  El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo.  El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles.  De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad,  y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.  Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.” Lucas 8:11 “Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.”

 

Muchos cristianos habiéndose hecho como niños han penetrado al reino de Dios, pero su verdadero corazón le declarará lo que es ante Dios y si no es un fiel cristiano, Dios le expulsará del reino y aquellos que han sido desechados en el Antiguo Pacto, serán parte del reino pero estos, los cristianos falsos serán expulsados tal como lo vemos en Mateo 8:11-13  “Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos; mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.” O  como lo vemos en  los versos 47-50 Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces;  y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera.  Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos,  y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

 

 

El conocimiento del Hijo de Dios para los niños en Cristo es poco al principio pero va creciendo con el tiempo y se hace grande como le sucede a las semillas que se convierten en grandes árboles, veamos los  versos. 31-32  “El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo;  el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.” Este crecimiento es maravilloso, de no haber nada de repente hay algo y se nota como la levadura en la harina que la hace crecer, como lo dice en Mateo 13: 33 “El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado.”

 

Seamos como niños, inexpertos en las doctrinas espirituales, seamos ignorantes, débiles y como tales, dejemos que el Espíritu de Dios nos guíe por el buen camino al Padre celestial, no permitamos que doctrinas hechas por los hombres nos lleven al engaño y caigamos en el pozo de fuego por no haber escogido el verdadero camino, tengamos a Cristo como nuestra única luz de la verdad y desechemos a los hombres aun a los más sublimes, porque escrito está: Lucas 16:15
“Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.” No le digamos padre a ningún hombre porque Padre solo es Dios y está en el cielo. No sigamos doctrinas humanas que son dirigidas por el diablo sino que sigamos a Cristo quien es el camino, la verdad y la vida. No escuchemos a nadie sino a Cristo, noi siquiera a Moisés o a alguno de los profetas del Antiguo Testamento como lo dice Dios en Mateo 17:4-6  “Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.  Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.  Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor.” Hebreos 1:1-3 “ Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,

en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;  el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, “2 Corintios 3:12-16  “Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza; y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro, para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de ser abolido.  Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos.  Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará.”

 

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla Abril 2008.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: